ACHEESIL

Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola (EESIL)

signacio02

“Por este nombre, exercicios spirituales, se entiende todo modo de examinar la consciencia, de meditar, de contemplar, de orar vocal y mental, y de otras spirituales operaciones, según que adelante se dirá.
Porque así como el pasear, caminar y correr son exercicios corporales; por la mesma manera, todo modo de preparar y disponer el ánima para quitar de sí todas las afecciones desordenadas y, después de quitadas, para buscar y hallar la voluntad divina en la disposición de su vida para la salud del ánima, se llaman exercicios spirituales.”
San Ignacio de Loyola

..

kovenbach

“El libro de los Ejercicios, compuesto en los albores del Renacimiento y en la época de la Reforma, debería haber pasado de moda ya hace tiempo. Sin embargo, conserva plenamente su actualidad. Porque en la vida concreta de cada día los Ejercicios ayudan a releer personalmente toda la obra de salvación, para descubrir la voluntad amorosa de la divina Majestad sobre cada uno de nosotros, por medio de un conocimiento cada vez más personal del Señor Jesús, bajo la moción sensible del Espíritu y, cuando reconocemos su acción siguiendo las enseñanzas de los Ejercicios, nos impulsa a encarnar por medio de la elección que Él nos inspira, el mayor servicio que actualiza hoy en nuestra vida la Obra de Cristo. Los Ejercicios espirituales ayudarán también a formar cristianos alimentados por una experiencia personal de Dios y capaces, al mismo tiempo, de distanciarse de los falsos absolutos de las ideologías y sistemas, para comprometerse en el esfuerzo apostólico único de la promoción integral –espiritual, social y cultural- del hombre y de la humanidad”.
P. Peter-Hans Kovenbach, Superior General de la Compañía de Jesús

..

Año 1548. El joven duque de Gandía (España), Francisco de Borja, nieto de Alejandro VI, presenta al Pontífice Paulo III una petición singular: la aprobación pontificia de un librillo de Ejercicios Espirituales, escrito por Ignacio de Loyola, General y Fundador de la Compañía de Jesús, que el mismo Papa había aprobado ocho años antes.
Ignacio y sus Compañeros ya impartían estos Ejercicios, con excelente provecho espiritual. Pero, a causa de ello, San Ignacio había pasado ya dos veces por la cárcel, en Alcalá y en Salamanca, víctima de las sospechas de la Inquisición, que, en tiempos de la Reforma Protestante, miraba con desconfianza los nuevos movimientos espirituales.
La respuesta del Papa llegó el 31 de julio de 1548: Habiendo examinado dichos Ejercicios y oído también testimonios y relaciones favorables [...], hemos comprobado que dichos Ejercicios están llenos de piedad y santidad, y son y serán muy útiles para el progreso espiritual de los fieles. Además, no podemos por menos de reconocer que Ignacio y la Compañía por él fundada van recogiendo frutos abundantes de bien en toda la Iglesia; y de ello mucho mérito hay que atribuir a los Ejercicios Espirituales. Por ello [...] exhortamos a los fieles de ambos sexos, en todos las partes del mundo, a que se valgan de los beneficios de estos Ejercicios y se dejen plasmar por ellos. A esta primera aprobación solemne de Paulo III, siguieron otras a través de los siglos.
En nuestro siglo los mayores elogios proceden especialmente de Pío XI, Pío XII y Pablo VI. En 1922 el Papa Pío XI declaró a San Ignacio de Loyola patrón de todos los Ejercicios Espirituales, y en la Encíclica Mens Nostra de 1929 afronta magistralmente el tema de los Ejercicios ignacianos, subrayando la profundidad de la doctrina y la firmeza del método ascético.
Pablo VI, alumno de jesuitas, escribe en 1965: Sabemos que la predicación más eficaz es precisamente la de los Ejercicios Espirituales.” Y precisa: “Mal asunto si los Ejercicios Espirituales, por mantener el paradigma maravilloso y magistral que San Ignacio ha puesto en ellos, se transformaran en una repetición formalista y perezosa de este modelo. [...] Debemos difundir esta fuente de salvación y de energía espiritual, debemos hacerla accesible a todas las categorías.
Gaetano Iannaccone s.j.
Traducción de Eloy Santos

..

benedicto_xvi

“Os invito, por último, a prestar especial atención al ministerio de los Ejercicios Espirituales, característico de vuestra Compañía desde sus mismos orígenes. Los Ejercicios son la fuente de vuestra espiritualidad y la matriz e vuestras Constituciones, pero son también un don que el Espíritu del Señor ha hecho a la Iglesia entera: por eso tenéis que seguir haciendo de él una herramienta valiosa y eficaz para el crecimiento espiritual de las almas, para su iniciación en la oración y en la meditación en este mundo secularizado del que Dios parece ausente. […] En un tiempo como el actual, en el que la confusión y multiplicidad de los mensajes y la rapidez de cambios y situaciones dificultan de especial manera a nuestros contemporáneos la labor de poner orden en su vida y de responder con determinación y alegría a la llamada que el Señor dirige a cada uno de nosotros, los Ejercicios Espirituales constituyen un camino y un método particularmente valioso de buscar y de hallar a Dios en nosotros, en nuestro alrededor y en todas las cosas, con el fin de conocer su voluntad y de llevarla a la práctica”.
Discurso de Benedicto XVI a los participantes en el Capítulo General de la Compañía de Jesús (21-2-2008)

..

Los “Ejercicios en la vida corriente” no son algo nuevo, desde el punto de vista histórico, pues es un modo y una posibilidad prevista y descrita por Ignacio en el mismo libro de los Ejercicios, pero sí la vitalidad y el auge que han tomado en los últimos tiempos.
En las “Anotaciones” con que se abre el libro, en las 18, 19 y 20 se explicitan los diversos modos de hacerlos atendiendo a la variedad de los destinatarios, a su capacidad para hacerlos, así como a sus posibilidades reales de tiempo…
Nos es más conocida la fórmula del “mes de ejercicios” completo y en retiro (Anotación 20); o la de tres, cuatro o cinco días, más para iniciados. Los llamados “Ejercicios leves” (Anotación 18).
Pero es en la anotación 19 en la que se describe la posibilidad de hacerlos completos, pero en la vida corriente, es decir, sin dejar los trabajos y ocupaciones de cada día. Esta oferta, cada vez más extendida, está abierta a todo tipo de personas y ha sido muy bien acogida por muchos laicos y laicas que no les sería fácil hacerlos completos y en retiro. Tienen su propia estructura (ritmo y tiempo de oración, de acompañamiento…), pero todo queda al mutuo acuerdo entre el que los da y el que los recibe.
Extraído de la página Web de Jesuitas:
http://www.jesuitas.es/pages/ejercicios-espirituales/ejercicios-hoy.php

..

Esta es la forma mas extendida en que se dan desde la Asociación Chércoles EESIL.

..

Añadimos a continuación algunos enlaces que hemos considerado apropiados para completar la información de esta página:

Bad Behavior has blocked 868 access attempts in the last 7 days.

[X] Cerrar